Nací en Costa Rica el 19 de agosto de 1955. Desde muy pequeña me interesé en conocer sobre las religiones del mundo y estuve participando en mis años escolares de grupos católicos. Mi búsqueda espiritual estuvo marcada por momentos como el día de mi Primera Comunión y el fuerte impacto que producían en mi infancia las Semanas Santas y las Navidades.

En mi época de estudiante de primaria y secundaria me distinguí por mi facilidad para el trabajo intelectual y por mi habilidad para apoyar a otros en procesos de aprendizaje. Alrededor de mis 9 años me topé con Sócrates en una enciclopedia y desde entonces me une a él un lazo de empatía y cariño, sobre todo con sus palabras: “yo solo sé que no sé nada”.

Durante mi época de adolescencia, gracias a las becas de American Field Service (AFS), visité los Estados Unidos e hice mis estudios de Senior High. Estando en mis 17 años y en este país, tuve mi primer experiencia mística fuerte que marcó el resto de mi vida. Fue un despertar espontáneo de la Energía de Kundalini, contacto directo con la Energía Crística, que se inició el 21 de diciembre de 1972 y culminó el 21 de marzo de 1973, día de mi regreso a Costa Rica. En esa época era muy poco mencionado y conocido el Despertar de Kundalini.

En mi caso, se enfatizó mi elección de seguir contribuyendo al Desarrollo de la Conciencia Planetaria para la Ascensión de Gaia, nuestro planeta. Inicié el camino de ampliar mis horizontes espirituales, encontrando en el Yoga y otras disciplinas un apoyo importante. Ya en 1972 tenía relación con el Yoga del Dr. Serge Raynaud de la Ferriére y junto con Edgar Calvo intentamos fundar el primer Centro de Yoga en Cartago al amparo del Yoga Solar.

A mediados de 1974 conocí a Don José Mora, un valiente homeópata y conocedor de esoterismo que me instruyó durante varios años. Gracias a sus enseñanzas mi espiritualidad amplío sus Horizontes. En 1985, ví calendarizada en el I Congreso Universitario de la Mujer que se realizó en la Universidad de Costa Rica, una conferencia titulada “Sócrates, ninfomanía y frigidez” y allí encontré a Javier Francisco Ortiz. Inició un profunda relación que me condujo a la Escuela del Camino del Alma, en la cual estreché lazos con las disciplinas del Yoga y las alternativas holísticas para el bienestar integral.

En el año 2004 me gradué como Instructora de Balance Integral en el Centro de Balance Integral Gaia. Continúe con mis capacitaciones e inicié un trabajo como Entrenadora de Vida, en un ambiente privado. En el 2013 inicié mi trabajo como Instructora del Yoga del Camino del Alma en Yoga Santocha en Cartago y continúo mis capacitaciones tanto en la Escuela de Yoga del Camino del Alma como en otras instancias. Actualmente también dirijo el Programa de Aprendizaje Integral con una visión holística de la educación académica.

 
 

Diana Dittel

 

Instructor 4

 

Instructor 7

 

Instructor 10

 

Emi Dittel

 

Instructor 5

 

Instructor 8

 

Instructor 11

 

Isis Dittel Dittel

 

Instructor 6

 

Instructor 9

 

Instructor 12